martes, 20 de febrero de 2018

México 2018, el año que todo se decidió

Recuerdo que en pasadas elecciones presidenciales en México, amigos muy queridos usaron sus muros, y los de otros, para hacer patente su posición política —que devino en lamentable fanatismo—. Yo de pronto participé, y al final algunos de plano tuvieron que cancelar sus cuentas porque sus argumentos eran tan cuestionados que no aguantaron la presión.

Hoy leo y aplaudo la valentía de algunos otros amigos, queridos también, que ejercen su derecho de hacer públicos sus odios, filias, fobias y taras políticas.

Yo de plano mejor me hago el occiso, tengo mucho que opinar pero cada quien nuestros traumas.

Todos los politiquetes mexicanos son cuestionables, TODOS.
La clase política de este y otros países sólo anda con la intención de chingarnos, pero prefiero un cambio en el gobierno, que seguir siendo abusado por los pelafustanes de toda la vida.

Quienes me conocen saben que intento profesar el izquierdismo social —cuyo concepto comparto con PIT II—: ese que no se ciñe sólo al partidismo o a simpatías políticas. Me gusta ayudar al otro, ser solidario, cuidar el medio ambiente, respetar a mis mayores, y ese tipo de cosas.

Que nadie olvide que los políticos buscan nuestra división, porque si lo consiguen, como en pasados comicios, sucederá lo que dicen los de Molotov: "Más fuerte nos van a venir a coger".

Por eso creo que es preciso no caer en el extremo de mandarnos a la chingada porque no coincidimos en el odio o amor a tal o cual animal político...

Esos putetes se abrazan y besan en privado, mientras nosotros, nos madreamos... eso

viernes, 22 de septiembre de 2017

La oportunidad que deja en México el sismo del 19-S-17



Luego de la información difundida tras el sismo del 19-S-17, en la Ciudad de México, Puebla y Estado de México, en cuyas imágenes resaltaban la solidaridad y organización ciudadana en primera instancia, ante el desastre, ha habido un golpe de timón en los medios de comunicación impulsado desde al gobierno federal, en el sentido de que son la marina y el ejército los que llevan la batuta tanto de la organización como de las labores de rescate.

En el terremoto de 1985 la administración del entonces presidente Miguel de la Madrid Hurtado, mostró su ineptitud de principio a fin, tanto que fueron los ciudadanos quienes, como pudieron, se encargaron de levantar desde un tabique hasta lozas o edificios completos colapsados.

El mensaje que se pretende enviar es, por un lado, mostrar que éstas autoridades saben cómo y qué hacer en casos de desastre; que son fuertes y pueden gobernar. Así se explica porqué son altos mandos de las fuerzas armadas los que dan la cara para dar a conocer saldos de daños y pérdidas humanas. Por otro, se pretende apuntalar su desgastada imagen y acercarla a la gente, de la cual tomó distancia desde que sus tropas fueron enviadas a las calles a luchar batallas, que eran competencia de la policía, para combatir a narcotraficantes.

En año de elecciones presidenciales, el actual mandatario Enrique Peña Nieto, y sus ministros —de Educación, Aurelio Nuño Mayer; de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y de Salud, José Narro— han “tomado” las pantallas y los medios tradicionales, e incluso han eclipsado, a través de la televisión, diarios, portales y agencias, al jefe de gobierno local Miguel Ángel Mancera, autodenominado aspirante a la presidencia para 2018, amén de hacer lo posible por “tomarse la foto”, y repartir gestos de tristeza, abrazos y promesas de apoyos, que quizás nunca lleguen, como ha sucedido en múltiples ocasiones previas.

No se necesita ser demasiado suspicaz para pensar que la cúpula que dirige los destinos de México hasta 2018, quieren imprimir, con tinta indeleble, en la memoria colectiva que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) debe seguir gobernando el país.

Cabe recordar que por medio de la aplicación WhatsApp y redes sociales como Facebook y Twitter se ha difundido información falsa, sin autoría ni fuente, cuestionando los hechos y decisiones gubernamentales, lo cual refleja una contra-campaña de propaganda, y que pretende generar descontento hacia todo lo que suene oficialista.

Aunque logran viralizar sus contenidos, sus mensajes no generarán el efecto deseado, que es restar reconocimiento a una clase política mexicana ya de por sí vilipendiada y falta de credibilidad, por los casos de corrupción en los que a nivel federal y estatal, se han visto involucrados sus representantes; en cambio sólo confunden y multiplican el miedo. ¿Por qué? Porque el mexicano vive de oleadas, es reaccionario-olvidadizo, dado que igual que una bandera que es azotada por fuertes vendavales: se mueve con furia, se revuelve, se tuerce, se agita con vehemencia, sin embargo nunca logra zafarse del mástil, y al final termina, exangüe, por rendirse.

En esta época en la que las personas, gadget en mano, dan a conocer in situ qué, cómo y dónde sucede cada evento —léase derrumbe, rescate, entrega de apoyo— han tomado la delantera, una vez más, y ya lograron presionar a los políticos para que, al menos, se comprometan a entregar o no ejercer sus onerosas partidas presupuestales de las campañas electorales de 2018, para que éstas sean redirigidas a las necesidades de los damnificados. Falta el Instituto Nacional Electoral (INE), el cual no se ha pronunciado al respecto en ese mismo sentido. Esperaremos que la intención de la mayoría de los partidos políticos, respaldada en voz de sus voceros, se consume.

Más allá de los lugares comunes, de las muestras de solidaridad, los mexicanos tienen una oportunidad única tras el movimiento telúrico del pasado martes, pues tienen coincidencias que los unen y fortalecen el tejido social: los une la solidaridad y el repudio al oficialismo. Pero sobre todo tienen herramientas, como nunca antes en la historia, como las redes sociales e internet en general para supervisar y exigirle a la clase política que haga lo que le corresponde: gobernar y administrar recursos con propiedad, sin corrupción, compromiso y transparencia.

Foto Tomada de: http://de10.com.mx/cultura-digital/2017/09/21/fuerzamexico-fotos-del-antes-y-despues-del-sismo-en-mexico / Buzzfeed y Televisa

lunes, 29 de agosto de 2016

Conocí a Juan Gabriel en varias ocasiones


I
Conocí a Juan Gabriel en varias ocasiones:
Mi tía Gloria era la hermana más pequeña de mi madre. Era mayor que yo cinco u ocho años. La última de las hijas de mi abuela, quien años antes había muerto de hidropesía dejándola en la orfandad total, desarrolló diabetes infantil. Tendría como siete u ocho años, supongo, cuando se la descubrieron. De ella aprendí a andar en bicicleta, a bailar música disco, algo de cumbia, y… a escuchar a Juanga.
Por ser la más chica, mi madre la procuraba mucho. Por ello y porque la queríamos mucho, pasaba largas temporadas en mi casa. De hecho si no estaba en su hogar o en el hospital la pasaba con nuestra familia.
Un día de junio yo buscaba unos calcetines cuando encontré un casete blanco. Le pregunté si podíamos escucharlo. Ella me lo contó todo. quién era el cantante, por qué cantaba lo que cantaba, y que lo amaba. Lo escuchamos y me agradó su voz. Así empecé a conocerlo. De tales temas me impactó mucho que decía que no había nacido para amar, que nadie había nacido para él… Pobre muchacho, pensaba yo, nadie lo quiere.
Días después apareció en un programa dominical conducido por un locutor de lentes, que siempre me cayó muy mal; menudo, de voz tipluda y sonrisa falsa. Entonces mi papá dijo: "Ese cantante es mi novio". No comprendí mucho pero no dije nada. Seguimos viéndolo hasta que llegaron los comerciales. El cantautor repetiría en ese y luego haría otros programas a lo largo de los años, y se transformaría en un hombrón cuya dimensión podría contenerse a sí mismo por triplicado.
Ya luego crecí, alejándome de sus canciones, pero siempre acompañado de ellas por vía intrafamiliar. En las primeras borracheras estuvo presente, en los primeros viajes en transporte público también, en las primeras críticas por su respaldo a partidos y personajes políticos infames en todas partes…


II
Trabajé para empresas discográficas nacionales y extranjeras, y en una de ellas me pidieron que lo entrevistara y le pidiera hablar de una cantante que era un importantísimo lanzamiento, mismo que luego se perdió entre listas y listas de álbumes, de artistitas, y de no-éxitos radiales.
Esa tarde llegamos luego de comer. Un hombre obeso, envejecido, fuerte, de mirada vivaz, voz ronca, y concentrado en él y su entorno, camaleón de emociones frente a la cámara, me estrechó la mano. Leyó la hoja con las preguntas que debía responder, tachó tres o cuatro y empezamos.
Dijo lo que quiso, pero también dijo lo que me pidieron que le pidiera que dijera de la cantante en turno. Quedó grabada la charla-soliloquio en un CD que el tiempo y la mediocridad se comieron.


III
Hoy he vuelto a conocerlo, pero ya desde una era en que las frases y las imágenes y los videos y las canciones —las suyas, en su voz o en la otros— y las lágrimas, son tamizadas en pantallas líquidas. Juan Gabriel murió el domingo 28 de agosto de 2016 a causa de un infarto. Deja un legado de más de mil 800 canciones, interpretadas por más de 200 cantantes en todo el mundo.
Actuaciones, duetos, colaboraciones, acoplados, homenajes, conciertos, palenques —él solo, o acompañado de banda sinaloense, orquesta sinfónica, mariachi, grupo—, temas indelebles como "La Diferencia", "Querida", "Yo no sé qué me paso", "Amor eterno", todo en su conjunto marca el imaginario colectivo mexicano tan necesitado hoy en día de creer en algo o en alguien; falto de héroes de carne y hueso porque los otros, los de bronce y pátina se sumen cada vez más en la ciénaga de la memoria.


Juanga murió en Santa Mónica, California, Estados Unidos, a la edad de 66 años, y de él el mundo dirá que es/era/será un ser mitológico mitad estrofa, mitad dolor, mitad amor, mitad sensiblería, mitad nostalgia, mitad rencor, mitad coro, mitad hombre, mitad dios…
Estoy seguro de que si mi tía Gloria viviera lo lloraría, como hoy lo hacen miles o millones de cuentas en Facebook o twitter o vine, o tumblr o linked-In o lo que sea, noticiarios, presidentes… Me pregunto si mi padre seguirá diciendo que es su novio, o al menos que lo solía ser…


Fotos tomadas de internet

jueves, 19 de mayo de 2016

INER "sirve en la mesa" nuevos tratamientos contra las cardiopatías


Por Miguel G. Galicia


Los investigadores del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias Ismael Cosío Villegas (INER), (http://www.iner.salud.gob.mx/) apuestan por resolver el problema de las cardiopatías en México con nuevos enfoques médicos, como el tratamiento de las causas que las desarrollan o acentúan: obesidad, tabaquismo, sedentarismo y hábito alimenticios.

Así lo señaló en entrevista el doctor Arturo Orea Tejeda, Coordinador del Servicio de Cardiología de esa institución, quien apuntó que “con la industrialización del país en los años 40 o 50 se nos vendió la idea del éxito y del consumo de productos industrializados”.

Eso aunado al incremento de las cantidades que se ingieren en la actualidad repercutió en los hábitos alimenticios de los mexicanos, cuyo peso y problemas relacionados con esa condición han aumentado a niveles alarmantes en el país con el correr de los años. Eso, según Orea ha provocado un problema de salud pública que se debe atender con urgencia.

El equipo de científicos que él encabeza ha desarrollado alimentos sanos y tratamientos integrales en los que intervienen especialistas de diversas disciplinas como ingeniería de alimentos, chefs, psicólogos, nutriólogos, ingenieros electrónicos entre otros para enfrentar las cardiopatías e hipertensión arterial cuyo objetivo es modificar los hábitos de vida de los pacientes.

Para Arturo Orea muchos mexicanos propician para sí mismos “un círculo vicioso”, con el “sedentarismo y la obesidad. El paciente empieza a roncar por esa razón, tiene alteraciones en los lípidos, la presión arterial de eleva, daña el riñón, el cerebro, los ojos”.


Así también Orea Tejeda advirtió que “toda esta circulación inapropiada genera un trabajo descomunal en el sistema vascular, en el corazón. Y si además la persona fuma entonces se convierte esto en un coctel de destrucción masiva de órganos, en donde esta insuficiencia cardiaca y respiratoria juegan un papel fundamental, pues es de lo que se muere”, sentenció.

“Tratamos psicológicamente a los pacientes y a quienes los atienden pues ellos también requieren de atención de ese tipo” dijo, y explicó que cuando a las personas que padecen del corazón se les indica que deben modificar su alimentación presentan ansiedad.

Otros factores que inciden en el estrés de los pacientes es saber que deben cuidar su sobrepeso, diabetes, hipertensión o deben dejar de fumar, por lo cual se les canaliza a los psicólogos con el fin de que traten tal situación y de que trabajen “en el apego hacia el tratamiento”, expresó.

“Con las recomendaciones de alimentos y porciones recomendadas por los nutriólogos, los chefs profesionales hacen recetas que les comparten permitiéndoles a las personas comer rico y nutritivo”, describió el doctor egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Con ese tipo de atención global, refirió Orea, las personas bajan de peso y su mejoría se hace evidente, lo que disminuye el riesgo de sufrir algún problema mayor del corazón, o frenar el que ya tienen.

Tras realizar estudios los científicos del INER han descubierto que quienes consumen alimentos que contienen fructosa “presentan alteraciones metabólicas importantes y alteraciones vasculares importantes”. Esa es otra línea de investigación del instituto que está en desarrollo, finalizó.

Recuadro:
La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que hay más de mil millones de personas con sobrepeso en el planeta y que esta cifra aumentará a mil 500 millones en 2015.
Fuente: http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2005/pr44/es/
Según el Instituto Mexicano para la Competitividad el 73 % de los adultos y el 35 % de los niños y adolescentes tienen sobrepeso u obesidad.
Fuente; http://imco.org.mx/banner_es/kilos-de-mas-pesos-de-menos-obesidad-en-mexico/

jueves, 14 de abril de 2016

El investigador de UPIITA que comparte ciencia y experiencia


Por Miguel Galicia

Superar sus difíciles condiciones económicas llevó al investigador de la Unidad Profesional Interdisciplinaria en Ingeniería y Tecnologías Avanzadas (UPIITA) Miguel Félix Mata Rivera, a convertirse en un científico.
Este ingeniero en computación, maestro y doctor en Sistemas de información geográfica, está a cargo del laboratorio de cómputo móvil del centro de investigación del Instituto Politécnico Nacional (IPN).
Según cuenta él mismo han sido varios los momentos que cambiaron su vida.Uno fue cuando formó parte como becario del programa de Formación de investigadores (PIFI), el cual ya no existe pero en su momento permitía que jóvenes estudiantes trabajaran con expertos en diversas áreas para vivir la experiencia de sus labores diarias.
“Tuve la oportunidad de trabajar con una doctora que estaba en química, y como yo estaba en computación, quedé muy alejado de mi área de competencia”, señala y afirma que en esa época, año 2000, el correo electrónico no era tan común por lo que al no estar relacionada con la tecnología, la doctora le solicitó apoyo para integrarse al medio tecnológico.
En ese momento le pidió le ayudara en la organización de un congreso, él se encargaría de enviar las invitaciones. “Me solicitó que ensobretara (sic) cientos de cartas; entonces no era como ahora que envías un email y puedes llegar a miles de personas, así que imagínate lo que me tardé”.
Eso lo desanimó y le llevó a cuestionarse si deseaba ser científico. Al poco tiempo se percató de que la investigación es algo más enriquecedor.
Miguel Félix Mata ha vivido durante muchos años en Ciudad Netzahualcóyotl, en el Estado de México, en los límites con el Distrito Federal. “Provengo de origen humilde”, dice para explicar que como “siempre estaba muy limitado económicamente” y como en casa los gastos corrían, decidió trabajar en la iniciativa privada.
Pero todo el tiempo “sentía la espinita de dar clases, algo que me gustaba desde que era estudiante”. De hecho algunos de sus profesores le comentaban que veían en él a un maestro. “Cuando en clases yo explicaba algo me daba cuenta de que varias miradas me seguían, sin perderme de vista y eso me agradaba”.
Hoy en día tiene 14 años de docente y ese hecho sigue sucediendo. “Algunos colegas que lo ven me dicen: ‘Es que tocaste al alumno’, y sí es verdad. Es cuando el alumno descubre que puede dedicarse a eso que está escuchando de mí. Le emociona tanto el tema y dado que uno como maestro también se emociona se crea un click entre los dos”.
En su trabajo “tenía esa necesidad de hacer click con alguien. En el trabajo yo no tenía esa parte”, describe y abunda que laboró para empresas del ramo bancario y aseguradoras.


“A mis alumnos les digo ahora: ‘Para que ustedes se den cuenta si sienten vocación en el lugar y trabajo en el que se encuentran, fíjense en algo, si están constantemente viendo la hora de salida, no es su vocación’. En aquellos trabajos los últimos 10 minutos eran los más largos, pero aquí en la docencia me quedo dos horas más, de gusto, por mi pasión de querer conocer más”, señaló.
La plática de este joven politécnico está salpicada de otras pasiones, la literatura, por ejemplo. Al momento de hablar de lo que siente al ofrecer cátedra a sus alumnos, relata: “Como cada vez esta área crece y crece yo me siento rebasado. Obviamente las bases teóricas son las mismas pero la aparición de tanta nueva tecnología, tanto dispositivo... Es increíble porque uno como estudiante quiere que el profesor le diga aquí está todo. Ahora lo que yo regalo es experiencia, no regalo tanto el conocimiento, porque como diría (Gabriel) García Márquez: ‘Creo que el combustible ya casi se me acabó’. Si llené el tanque y creo que ya corrí todo lo que había que correr”.
Otros de esos momentos que le cambiaron su rumbo sucedió al enterarse “de que mis trabajos de investigación le interesaban a otras personas. Inicialmente quería solo dar clases. Yo nunca pensé que se podía hacer vida como investigador”.
Profesor al fin, ofrece un consejo a quienes desean dedicarse a la ciencia. “Hay quienes son expertos en su área pero no se internacionalizan. No salen a congresos, no tienen una red de colegas grande o no es muy interdisciplinaria, es decir, los de química, sólo se enfocan a eso. Yo cuando llegué a la computación me di cuenta que podía interactuar con personas de distintas especialidades como de ciencias sociales, salud”.
Al estudiar la maestría y el doctorado “yo veía como mis profesores viajaban a Suiza, Dinamarca. A mí me gusta mucho viajar” por eso él quería cruzar esas fronteras, pero sobre todo relacionarse y compartir con personas de otros países, rememora.
“Deseaba romper con esa barrera (cultural) mexicana como dicen muchos, de creérnosla que sí hay alguien que le interesa lo que hacemos. Tengo un colega francés que conocí en un congreso, conversamos, y al final de mi ponencia se me acercó muy interesado, y como era parte de mi tesis doctoral me sentí muy sorprendido y halagado. Ahí fue cuando desperté y me di cuenta de que debía seguir un camino de investigación”.
A partir de ese momento comprendió que debía crear una red de colaboradores y de intercambio de información en México, Francia, Japón y España que le ha permitido a través del tiempo saber que las suyas son propuestas que pueden competir a buen nivel en todo el mundo, “a pesar de que el sistema nos indique que no lo tenemos”.


Combatir la obesidad en México...

Uno de sus proyectos de investigación más novedosos es el diseño y creación de un equipo que combina sensores de localización, de funcionamiento de órganos vitales y de movimientos con software, aplicaciones en gadgets cuyo fin es monitorear la salud y controlar el peso de personas con tales problemas: Sistema Semántico de Interfaz humana y Realidad aumentada para el seguimiento y control del tratamiento de la obesidad en México utilizando Web y teléfonos celulares inteligentes.
El doctor Mata Rivera aseguró que “en la actualidad prácticamente todos traen un teléfono celular o computadora en sus bolsillos”, de allí que surgió su idea de crear tal dispositivo, el cual se lleva en el antebrazo igual que un reproductor de música.
Ya colocado este pequeño aparato de 200 gramos mide el peso, quema de calorías, ritmo cardíaco, presión arterial del usuario. Todos esos datos se suman a un plan alimenticio personalizado. Es importante decir que también tiene la modalidad para conectarse a un monitor en casa, a través del cual se proyectan y se registran los ejercicios recomendados para bajar de peso, con metas y logros por sesión.
Miguel Mata afirmó que la tecnología incrementa las posibilidades de que el ser humano interactúe con los aparatos que son parte de su vida cotidiana. “El aumento de las capacidad de los sensores, la alta conexión a redes es lo que ha permitido que este tipo de aplicaciones tengan un bum en cuanto a la explotación que podemos hacer de ellos”, expresó.
El profesor-investigador de computación en la carrera de ingeniería telemática de UPIITA agregó que “áreas que antes no era posible explorarlas, como censar el cuerpo humano, que antes eran un poco lejanas hoy son una realidad. Ya no se les ve como futuristas ahora se busca cómo integrarlas y se les saca mayor provecho. ¿Cómo se mejoran sus tiempos de respuesta de estas interfaces? Utilizando los sensores kinect, GPS, los sensores de órganos vitales”.
Tales avances e integración del ser humano con los aparatos le llevará a “lograr la integración de todo. Será la solución integral donde coincidan elementos tecnológicos como aplicaciones de ubicación geográfica como Waze, Google maps o realidad aumentada. Literalmente el usuario ya nada más tendrá que hablar, pedirla y hacerla realidad. El tiempo que debíamos esperar en lo que emitíamos la indicación y recibíamos respuesta desaparecerá. Será como interactuar como con cualquier otra persona”.
El futuro es ese “que podamos interactuar con los robots, con todos los elementos no solo digitales sino físicos, de tal manera que nosotros podamos hacerla parte de nuestra vida cotidiana. Para resolver muchísimas tareas que antes nos llevaban horas nos tomarán minutos, y obviamente en la parte de la salud tendremos diagnósticos, sin necesidad de que nos tengamos que hacer chequeos, y referir el tipo de vida que uno lleva y sus consecuencias, incluso podremos recibir alertas de salud desde los dispositivos”, enfatizó.


La vida como una canción

Para Rivera Mata existen dos tipos de investigaciones: “Revolucionarias e incrementales. A los alumnos les decimos que no estamos reinventando la rueda ni le hilo negro, sí hay gente que sí hace investigación y que revoluciona el mundo”.
En lugares como UPIITA se van forjando los escalones “de una escalera” del conocimiento “que no va a acabar, aunque tú digas mira ahí está el descanso descubres que todavía falta otro tramo, pero entonces uno sólo hace un pase de estafeta, nos damos cuenta de que quien va a llegar a la siguiente etapa es el chico que viene atrás. A la siguiente generación le decimos: ‘Tú vas a seguir el siguiente escalón para esto que estamos visualizando’”, dijo.
La mayor satisfacción de este docente es sin duda “ver en las graduaciones la felicidad de los padres al ver a su hijos terminar una carrera, y que se van a convertir en alguien que le sirva al país. Eso es lo más importante dejarle eso a la sociedad”.

Este joven cuenta actualmente con 39 años y casi tres lustros como docente e investigador, tras esos años hoy en día en su oficina se diseñan y desarrollan las nuevas propuestas de tecnología inalámbrica cuyos prototipos un día serán parte de nuestra vida cotidiana.

Finalmente Miguel Félix Mata Rivera envía un mensaje a quienes estudian y desean hacer de la investigación su proyecto de vida: “Uno escucha una canción y casi desde los primeros segundos te entusiasma, pero también sucede lo contrario, hay que cambiarle de estación. Lo mismo ocurre con la vocación. Si un día escuchas en una clase un tema y te atrapa, te apasiona, entonces te tienes que entregar a el pero hay que entregar mucho sacrificio, dedicarle tiempo y obviamente debes invertir literalmente tu vida para lograr eso y dar un aporte hacia los demás. Trabajamos para los demás no para una satisfacción personal”.

martes, 1 de septiembre de 2015

UNAM busca autosuficiencia alimentaria con vida vegetal 'in vitro'


Miguel G. Galicia


México, D.F. De acuerdo con el investigador Víctor Manuel Chávez Ávila, el Laboratorio de Cultivo de Tejidos Vegetales (LCTV) del Jardín Botánico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) es el lugar idóneo a partir del cual nuestro país lograría la autosuficiencia alimentaria gracias a la reproducción en serie y a gran escala de productos vegetales.

“La epidermis verde del país se está perdiendo. Nos parece que las plantas que son estudiadas y propagadas por los jóvenes e investigadores en este laboratorio pueden ser la fuente del nuevo abasto de vegetación del país”, señaló.

En el centro auspiciado por el Instituto de Biología de la UNAM se rescatan in vitro plantas mexicanas en riesgo de extinción a través de la aplicación de métodos celulares.

Chávez Ávila indicó que además se puede trabajar de igual manera con todo tipo de especies: “Hoy la ciencia y la tecnología nos ofrece una alternativa para poder producir grandes cantidades de plantas alimenticias, medicinales, industriales, ornamentales y con fines de reforestación”.

“Con células y tejidos podemos regenerar una gran cantidad de plantas en espacios reducidos, controlados, en los tiempos y cantidades que podríamos desear como sociedad”, agregó.


Investigación de primer mundo

“El cultivo de tejidos vegetales es una rama de la biología que se basa en el concepto de Totipotencialidad celular, lo que quiere decir que todas las células, sin importar en que parte de su anatomía se encuentren, tienen la misma información genética a través de la cual se puede generar un nuevo individuo”, expresó Chávez.

Esta especialidad inició en 1902 de la mano del doctor alemán Gottlieb Haberlandt y posteriormente llegó a México a principios de los años 70; primero a la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), de allí pasó a la Facultad de Química de la UNAM y luego empezó difundirse de manera gradual por el resto del país.

El LCTV emplea procedimientos perfeccionados a lo largo del tiempo. Divide cualquier organismo vegetal en sus bloques constituyentes, los cuales pueden ser protoplastos, células, tejidos, órganos, y con eso se crean nuevas plantas, todo bajo condiciones asépticas.

Chávez Ávila recalcó que “las células o tejidos son sometidos a un medio ambiente controlado de luz temperatura, humedad, PH, atmósfera y a una cantidad de hormonas vegetales”.

Tales factores les permiten a los científicos dirigir la respuesta primigenia de los tejidos para orientarlos hacia la formación de nuevas plantas, órganos, flores o algún metabolito de su interés. “En el laboratorio podemos controlar la respuesta morfogenética o biosintética, tanto para aspectos académicos, como aplicados”, dijo.


¿Cómo lo hacen?

Para efectuar una reproducción in vitro los investigadores seleccionan o cortan una parte de la planta que será estudiada, puede ser una hoja, tallo, raíz o el polen. Se le coloca en un frasco que contiene un ambiente acuoso rico en nutrientes y se le adicionan las hormonas de crecimiento.

El medio de cultivo en el que se van a desarrollar es el que los mantendrá vivos y en posibilidades de aceptar las “señales” que les sean enviadas por medio de las mencionadas hormonas.

“La estructura que cultivemos y su estado de desarrollo son vitales desde un inicio, pues es muy diferente cultivar una raíz a una yema creciendo activamente. Y es diferente si tomamos una en etapa inmadura o de madurez por lo que elegimos tejidos inmaduros” explicó.

Eso junto a los reguladores de crecimiento agregados, denominamos hormonas vegetaleso en estricto sentido fitoreguladores, arrojan diferentes resultados. “Nosotros en el laboratorio utilizamos naoxinas y citocininas. Son productos químicos como ácido naftalenacético (ANA) y benciladenina o kinetina”, arguyó.

“Usamos cantidades de miligramos, lo cual no sabíamos antes pero lo hemos ido explorando. Como tampoco sabemos cuanto tiempo tenemos que someter a ese tejido a tales concentraciones vamos ensayando. Eso es parte de las investigaciones. No es algo puramente técnico hay que hacer experimentos”, describió.

Una vez que las células han respondido a los estímulos el resultado se registra y “debemos reconocer si esa respuesta va en el sentido que deseamos, si está muriendo o viviendo el tejido. De estar vivo debemos ver si va en el sentido que necesitamos que vaya. El cultivo de tejidos vegetales es puramente experimental. Eso quiere decir en términos llanos, ensayo y error”, detalló.


Los Bioreactores de inmersión temporal

Desde su llegada como estudiante, luego como maestro y ahora investigador en el LCTV, Ángel Jiménez Rodríguez ha buscado la manera de incrementar la productividad del laboratorio, y lo ha logrado.

Luego de su paso por una empresa privada, Jiménez apostó por reproducir con poco dinero los equipos denominados Bioreactores de inmersión temporal, cuya efectividad ha revolucionado los procesos de reproducción a gran escala en todo el mundo y por supuesto en ese laboratorio.

Un bioreactor es un sistema de cultivo no estático creado hace años en Francia y su precio en el mercado es de tres mil pesos en promedio, sin embargo con las modificaciones hechas por Jiménez se pueden hacer por una fracción de esa cantidad.

Si para la reproducción de células con el método común se utilizan frascos de Gerber -cuyas células se mantienen inmóviles, sujetas al fondo con el medio de cultivo semisólido-, en los bioreactores el recipiente es más grande, y por ende la cantidad del líquido de nutrientes y reguladores también aumenta.

“Como es un sistema de inmersión temporal el medio de cultivo baña no sólo la base, sino todas las células y luego cuando brota toda la planta. Con eso logramos que más tejido esté expuesto a el, y más porcentaje de células participan en el proceso de reprogramación genética, lo que significa reordenar su desarrollo. Obtenemos más plantas en menos tiempo”, intervino Víctor Chávez.

El bioreactor modificado de Ángel Jiménez está integrado por dos contenedores de plástico, ambos interconectados con mangueras de plástico y un filtro hidrofóbico para aire.

Los ductos de plástico dan paso al fluido líquido con nutrientes y fitoreguladores, que bañan la planta, al tiempo que permiten la entrada de aire, la diferencia de presión hidrostática hace que el líquido suba y con el una base sobre la que se ponen los tejidos. Eso tiene dos efectos: baña totalmente la planta y da pie al intercambio de atmósferas.

“Al crecer la planta guardará en su ‘memoria’ información de qué hacer cuando se deshidrata y qué hacer cuando reciba agua, lo que la vuelve más resistente a las condiciones del medio ambiente”, manifestó Jiménez Rodríguez.

Ese intercambio de atmósferas “limpia” los contenedores del aire por cuya composición podría ser nocivo para el vegetal. Ángel Jiménez Rodríguez así lo explicó: “Resultado del metabolismo algunas plantas generan gases que pueden ser tóxicos en un ambiente cerrado como este, no en la naturaleza; por ejemplo el etileno puede provocar que ante su exposición las plantas mueran”.

El joven investigador acepta que este método no es nuevo pues tales modificaciones ya se hacen en otras naciones. “Pero nosotros hemos hecho contenedores mucho más sencillos, económicos y que dan resultados cercanos, que nos dan la posibilidad de aumentar aún más la reproducción”, diferenció.

Así los beneficios son tangibles pues si en un medio estático logran reproducir a partir de una sola planta, 10 ejemplares durante dos meses, por medio de bioreactores se puedenreproducir de 50 a 100 plantas nuevas.

A decir del investigador egresado de la Facultad de Ciencias de la UNAM este procedimiento tiene muchas ventajas: “El medio de cultivo se convierte en dinámico y no estático pues de forma temporal expone a más células”.

Otras ventajas del sistema son su automatización, lo que propicia elevar las tazas de multiplicación de las plantas sin supervisión exhaustiva, así también el incremento de la posibilidad de su sobrevivencia en un medio externo. “Si de las plántulas salidas de un medio estático sobreviven 80 por ciento al plantarlas en suelo o en viveros, de las nacidas en un medio dinámico logran sobrevivir 99 por ciento”, ejemplificó.


Los casos de éxito del LCTV

En el Laboratorio de Cultivo de Tejidos Vegetales se han salvado de la desapariciónespecies como la Laelia gouldiana planta originaria del centro del país, y que ya se considera extinta en la naturaleza. “Quedan pocos ejemplares en algunos jardines botánicos pero ya no generan semillas que tengan suficiente variabilidad genética; eso dificulta que las semillas germinen y nazcan plantas. En este laboratorio hemos logrado la regeneración a partir de hojas y tallos” reforzó Víctor Chávez.

La vainilla (Vanilla planifolia) también se recupera allí. Es cultivada a partir de cortes de planta y semillas. Hacerlo así indicó el docente, garantiza la diversidad genética de cada especie.

En cactáceas trabajan para rescatar a la Mammillaria san-angelensis, endémica de lazona del pedregal, zona de la ciudad de México en donde se ubica Ciudad Universitaria.

Agaves como el Comiteco (cuyo nombre se lo dieron allí) porque los trajeron de Comitán, Chiapas, también dan cuenta de la vinculación social de este espacio de investigación.

“Una tarde llegó Víctor Hugo Hernández Obregón, habitante de esa región, y nos dijo: ‘Vengo de Chiapas no los conozco a ustedes. Traigo 200 semillas del mismo número de plantas que quedan en nuestra tierra, ¿pueden ayudarnos?’”.

De las semillas que les fueron donadas los investigadores aún en etapa de estudiantes generaron 100 ejemplares de laboratorio, luego se logró la reproducción de la planta. Esta investigación produjo en dos años cerca de 25 mil agaves, sólo de un puñado de semillas.

A los productores de esa región del país les fueron entregadas cerca de cuatro mil plantas. “Eso contribuyó a la propagación de la especie y a conservar su tradición”, reveló con orgullo el doctor.

Otra especie que reproducen en el LCTV es la Agave salmiana de Tlaxcala, que se usa para producir pulque. Por ello investigadores de ese centro reproductivo se dieron a la tarea de crear un laboratorio en aquella entidad con el objetivo de aplicar las investigaciones y lograr reproducirla.

Octavio González, Paulina Heredia, Ángel Jiménez, Wendy Juárez, Bárbara Estrada, integrantes del equipo de Víctor Chávez trabajaron en el proyecto y crearon un centro de investigaciones en suelo tlaxcalteca, apoyado por el gobierno estatal y rectoría de la UNAM.

Luego de un tiempo los jóvenes generaron la infraestructura, la distribución del espacio, la planeación de la investigación, y dieron resultados para los productores de esa región que integran los estados Puebla, Hidalgo y Tlaxcala.

“Esta problemática que parece muy académica, ambiental, no lo es. Perder una especie es un problema ambiental y ecológico pero también económico y social. Cada especie que perdamos es una oportunidad menos para el hombre. Hemos tocado las bases que sustentan a los sistemas que le dan vida al planeta. Hemos trastocado de tal manera a La Tierra que hoy el clima está alterado”, analizó Chávez Ávila.

Y ofreció datos duros: “Se pierden tres especies vegetales por día. Mil o más especies vegetales cada año. Y por cada especie que se extingue arrastra entre 20 o 30 especies asociadas, plantas o animales... Una de esas especies podría ser la nuestra”.

Por otra parte el caso de la especie Cosmos atrosanguineus es emblemático dellaboratorio. Este tipo de asterácea está extinta en la naturaleza, su última colecta fue en 1902. El doctor Chávez informó que los europeos se la llevaron porque les gustó debido asu característico aroma a chocolate y su intenso color. “Esta planta crecía cerca de una mina. Una vez que los empresarios se fueron, se llevaron la población que quedaba por eso se extinguió aquí”, comentó.

En los años 90 el director del Jardín Botánico de la UNAM Robert Bye, les pidió de vuelta a los ingleses esa especie, que para entonces sólo se cultivaba en Inglaterra, Alemania y Australia. La comúnmente conocida como Planta de chocolate fue devuelta al país pero solo en partes, recuerda Chávez. “No nos regresaron ni una planta, únicamente fragmentos de tallo en seis tubos de ensayo”, rememoró.

Con ese material los jóvenes investigadores del LCTV la estudiaron, regeneraron,propagaron, la establecieron en invernadero, floreció, y entonces supieron porqué le llaman The Chocolat Plant. Su flor es rojo sangre y huele a chocolate. También contó el camino para recuperar otra especie prácticamente extinta, la Backebergia militaris. Esta cactácea es originaria del centro del país y tarda cientos de años en alcanzar su máximo crecimiento, que se ubica entre cinco y siete metros de altura.

“En el ápice crece una área muy espinosa y entre esas fibras salen las flores. La polinización debería hacerla algún insecto o murciélago. Resulta que fue muy colectada y por la construcción de una presa en la zona donde habitualmente crecía, en Michoacán, sus poblaciones se perdieron”, relató el investigador.

Afortunadamente, refirió Chávez, “uno de los investigadores del Centro de Investigaciones en Ecosistemas (Cieco) logró conservar algunas semillas, las germinó, nos regaló unas plántulas y a partir de ellas una estudiante de licenciatura de nombre Alejandra Fernándezlogró reproducir 50 de ellas, cifra mayor a la que se puede hallar en la naturaleza”.

El problema de fondo

Para el experto en reproducción de especies vegetales in vitro México está perdiendo desde hace décadas entre una y cuatro hectáreas de bosques por minuto cada día por el incremento de la deforestación.

“Hubo una década, la de los 90, que se perdieron más de un millón 200 mil hectáreas cada año. Una hectárea es como un campo de futbol. Hoy en día se están perdiendo cerca de 700 mil hectáreas por día. Lo que representa que en nuestro territorio se ha perdido el 50 por ciento de los bosques”, precisó. Esta problemática aumenta porque según el biólogo reconocido por el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) nivel 1 “no todas las especies tienen la capacidad de producir semillas, o al menos en un tiempo que podamos aprovecharlas, y en muchos casos ya falta la planta femenina en la naturaleza”.

En ese mismo tenor el doctor Chávez expresó que el ser humano no es capaz de producir lo que consume y opta por el saqueo. “No queremos dar ese paso porque es más económico ir al campo a colectar y llevarse plantas. Es un asalto a la naturaleza”, dijo.

No obstante en el cubil de reproducción donde él y otros jóvenes investigadores trabajan hacen lo posible para evitar la total desaparición de la vegetación en México.



Docencia en el LCTV

El científico mexicano compartió que ese centro de investigación universitario también es de docencia.

“Impartimos clases entre 32 personas algunas de ellas provienen de la Facultad de Ciencias, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, Aragón eIztacala; de la Universidad Autónoma de México (UAM) campus Iztapalapa y Xochimilco;de la Universidad Tecnológica de Tehuacán, de la Universidad Tecnológica de Xilotepec de Juárez (estas últimas en Puebla), de la Universidad Tecnológica de la Selva en Ocosingo, Chiapas. A una ama de casa y a estudiantes de la Escuela Nacional Preparatoria planteles dos, seis y nueve”, enumeró.

Este laboratorio enseña técnicas de reproducción de tejidos e inculca “valores a los jóvenes y a la sociedad, a través del programa de Adopción de plantas en riesgo de extinción que auspicia el Jardín Botánico de la UNAM”, abundó.

“Creemos que en este laboratorio hacemos un estudio fundamental para llenar los huecos existentes entre lo que se conoce de la vegetación mexicana, al tiempo que propagamos especies”, concluyó.



Reportaje publicado en La Jornada online el 1 de septiembre de 2015
http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/09/01/la-unam-reproduce-vida-vegetal-extinta-a-partir-de-celulas-rumbo-a-la-autosuficiencia-alimentaria-en-mexico-4804.html

martes, 14 de julio de 2015

Alcoholímetro o de como nadie escapa del Torito

Por Miguel G. Galicia

Si bien el “Alcoholímetro” es un programa permanente del Gobierno del Distrito Federal con 11 años a cuestas, sus resultados no dejan de ser satisfactorios. Esta iniciativa tiene como principal meta, reducir los índices de accidentes vehiculares relacionados con el alcohol. Según estadísticas de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF), desde 2003 y hasta septiembre de 2014 se han evitado 30% de los siniestros que podrían haber sido provocados por personas que conducían con más de 0.50 miligramos por litro de alcoholemia en la sangre.



—I—

La noche se abre frente a mí como las fauces de un animal dormido. Transito por una arteria de la Ciudad de México, la avenida Eduardo Molina. En el auto me acompañan mis hijos y los de mi mujer. Todos en escandalera perpetua. Gritos, llantos, regaños, dedos que se chupan, chupón mordisqueado; pantallas de cristal líquido con colores hipnotizantes, sonidos de zombis, motos, cortes de cabello electrónicos. Mi mujer me pregunta qué cenaremos. En la esquina de Circuito interior y Molina hay un retén. Policías cierran el paso a quienes optan por una calle aledaña con notorias intenciones de evadir el operativo; no obstante al incorporarse a la avenida principal se encuentran de cara con el “Alcoholímetro”. Un policía me mira detrás del parabrisas, se aproxima hacia mí, pero al darse cuenta de que vengo en familia, me cede el paso, así sin mayor problema. Mas el semáforo me obliga a detener la marcha. —¿Oficial, es el Alcoholímetro? —pregunto. Él asiente con la cabeza y busca/estudia las miradas, las actitudes de otros choferes. Su ojos aguzados parecen los de un zorro merodeando a su presa. Como él otros tres

compañeros suyos hacen lo mismo, pero retienen autos que salen de esa calle paralela al Circuito y llenan de inmediato la fila. La luz que cambia a verde, mi mujer y el oficial me dicen avance, avance, avance. No alcanzo a ver si alguien fue detenido. No hay tiempo, ni ganas, además el hambre, los lloriqueos de los críos detrás nuestro me hacen sumir el acelerador.


Internet ¡sálvanos!

Aún cuando en twitter existen cuentas cuyos usuarios rastrean e indican los sitios en donde se ubican los puntos de revisión del “Alcoholímetro”, cada semana, las autoridades critican que éstos followers habituales busquen evitar ser detenidos. Y no les falta razón pues el objetivo del programa es disuadir a los ciudadanos y generar conciencia en ellos de que manejar alcoholizados es peligroso no sólo para ellos, sino para el resto de las personas. Algunas cuentas halladas en la red social: @AlcoholCun, @alcoholimetro_, @AlcoholiMetrGDL, @alcoholimetros, @AlcoholimetroSS, @AlcoholXal


Además en internet existen sitios —así como bufetes de abogados— que proporciona asesoría legal para quienes hayan sido detenidos por la Secretaría de Seguridad Pública, manejando en estado etílico. El costo de los servicios que ofrecen en la página http://www.alcoholimetrodf.com/ “es de $ 2000.00 + IVA, pero por introducción ofrecemos un descuento del 30% y el precio total del servicio es: $1, 624.00 IVA incluido”.


Estadísticas

Según datos recabados por la empresa encuestadora Parametría en 2008, el perfil que el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (CONAPRA o CENAPRA) elaboró para el DF, proyectó que la tendencia de defunciones por accidentes de tráfico de vehículo de motor disminuiría, y de acuerdo con la información del programa “‘Conduce sin alcohol?'” la meta se ha logrado. Asimismo, desde 2008 los accidentes de tránsito relacionados con aliento alcohólico, han disminuido, se registró consumo de alcohol en el 4 por ciento de los casos. La autoridad indica en ese rubro que se han disminuido entre 20 y 25 por ciento las muertes causadas por manejar en estado alcohólico.

“La delegación que más accidentes tuvo por estado de ebriedad fue Cuauhtémoc, continúa el informe, seguida por Benito Juárez. 2006 y 2007 fueron los años con más accidentes causados por intoxicación con bebidas alcohólicas”.


La SSPDF y el Servicio Médico Forense informan que en la ciudad capital un 40 por ciento de los accidentes automovilísticos están relacionados al consumo de bebidas embriagantes.

Desde su puesta en marcha, en 2003, y hasta 2012, se han realizado cerca de dos millones de entrevistas, de las que se han registrado 324 mil pruebas de alcoholemia; las cuales han arrojado 88 mil conductores remitidos al Juez Cívico; así como 60 mil vehículos al depósito vehicular o corralón. De 2007 a 2012 las personas remitidas a un juez se dividen en 82 mil 906 hombres y cinco mil 862 mujeres.

Sólo en 2012 fueron llevados a un juzgado 16 mil 739 personas. De ese dato se desprende que 15 mil 476 (el 93%) fueron hombres y mil 234 (un 7%) fueron mujeres. Así también cabe decir que se arrestaron a 53 ciudadanos extranjeros. De ellos 21 eran españoles, 17 coreanos y 15 argentinos.

El programa que fue propuesto por el ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, quien fungió como asesor del gobierno capitalino en 2002, ha rendido buenos frutos, a decir de la autoridad, ya que mientras en 2003 se reportaron 671 muertes por accidentes relacionados con alcohol, en 2012 el número se redujo a 97.

Policías afectados en el operativo

En 2009 el policía Luis Fernando Corona Mercado, falleció cuando el conductor José Luis Romo Trujano, lo arrolló en su intento por evadir el retén en Avenida Insurgentes. Hasta el momento 22 oficiales han sido heridos de gravedad.




—II—

Salgo del Centro Histórico por la calle Tacuba. Atrás quedaron la cervecería Salón Corona, en donde libé con amigos queridos, la estación del Metro y el Café del mismo nombre; más atrás la plancha del Zócalo; la Catedral hecha de cantera, historia y sombras

centenarias. Tomo avenida Hidalgo y atravieso Valerio Trujano, casi en la esquina de Reforma me hiela la sangre un alto obligatorio del operativo “Conduce Sin Alcohol”. Tiemblo. Viajo solo. He bebido tres tarros espumeantes de cerveza y aún puedo paladear el sabor amargo de la cebada. Masco chicle y mis ojos lucen inyectados. Tomo aire y saco un poco de templanza de quien sabe dónde. Por fortuna hoy fui al peluquero. Luzco barba y pelo recortados. Visto pantalón formal, camisa a cuadros, corbata y saco hecho como de piel de rata.


El oficial se me acerca a la ventanilla y cuando se agacha inhalo un poco. —Buenas noches señor, ¿ha ingerido bebidas alcohólicas?. Niego con mi mejor sonrisa pero me pide que me orille. Ya valí, pienso. Se mueve y llama a un médico que viene hacia mí. Delante mío va una camioneta que parece máquina del tiempo a punto de despegar. Una mujer ataviada con un vestido hipi desciende y veo que sopla en un tubo blanco. El hombre con bata blanca se aproxima lerdo, pero me observa detenidamente, y ni tiempo me da de tragarme el aliento. Me mira, creo, la corbata, y pregunta casi en la cara que si bebí algo embriagante. Respondo convencido que no, ahora con gesto serio. —¿Ya, a descansar señor? Claro, afirmo. —Circule con precaución por favor. Salgo de esa zona mientras veo cómo los Santísimos Santos que invoqué y me acompañan en el carro se desvanecen conforme meto el embrague.



Conduce sin alcohol ley en DF — Sanciones

El 19 de septiembre de 2003 la Asamblea legislativa del distrito Federal autorizó el arranque de operaciones del programa “Conduce Sin Alcohol”, el cual tiene carácter permanente y es manejado por el Gobierno del Distrito Federal.

La ley autoriza conducir con un máximo de 0.40 mg/l de alcohol en la sangre. Quienes manejen con una cantidad mayor a la permitida serán multados con tres mil 500 pesos y remitidos de 20 a 36 horas a un centro de detención —El Torito— y podrán recibir una orden de un juez para realizar trabajo comunitario.

Tal trabajo comunitario incluye reparaciones o mantenimiento a espacios públicos, parques, jardines o los espacios que determine la autoridad.



Nadie se salva del programa


Hasta el momento han sido varias las figuras públicas que han sido remitidas al centro administrativo. Tal ha sido el caso del vocalista del grupo Zoé, León Rubén Larregui Marín; Omar Fierro, actor y conductor de televisión; el luchador Octagón; el diputado federal mexicano, Andrés Aguirre Romero. Uno de los político más famosos fue Manuel Espino, ex presidente nacional del PAN y Jorge Emilio González Martínez, senador y ex presidente del Partido Verde Ecologista de México.


—III—

El periférico empieza a perder su buen nombre de vía cosmopolita cuando aparece la zona lacustre de Cuemanco. Hace unos segundos recibí una alerta de la cuenta de twitter @alcoholimetros y me dice dónde hay un retén. Hacia allá me dirijo.


Luego del Puente vehicular de Muyuguarda el tráfico se intensifica. A vuelta de rueda llego a donde está el retén del Alcoholímetro. Las luces rojo y azul deslumbran y como nadie me para, me estaciono detrás de una patrulla último modelo. El azul chiclamino de su piel lustrosa se opaca por el polvo que levantan los automotores que avanzan como megalosaurios hacia un lugar seguro. Un oficial me habla impaciente: “Avance, aquí no puede estacionarse”. Visto pantalón deslavado, roto, playera con imágenes diabólicas en color negro, collar artesanal. Mi barba de varios días y mi aspecto a esta hora de la madrugada espantarían a cualquiera en la calle pero no a la ley. —¿Disculpe oficial puedo preguntarle algo? El policía masculla de nuevo que me mueva. Me amenaza con detenerme e infraccionarme si no acato su orden. Obedezco. Me estaciono unos metros adelante. Al acercarme al reten con la intención de indagar sobre el operativo, in situ, veo dos vehículos. Junto a una camioneta blanca, de cofre largo y techo bajo, una mujer alega con dos policías y tres jóvenes. Ella ronda los treinta años; visiblemente molesta manotea, grita. Intento acercarme pero un “azul” me aleja con la mirada y un gruñido. Los chicos no tienen más de 25. Ella increpa y aúlla contra los guardianes del orden, y contra los chavos. Dos de ellos están evidentemente alcoholizados. Un tercero del grupo de imberbes no puede evitar que uno de ellos, de pelo largo, estilo afro, le grite al policía algo sobre sus derechos ciudadanos. El uniformado exige respeto y dice: —Tú vienes como su representante legal, por favor oblígalos a guardar la compostura. Junto a la grúa una mujer policía garabatea papeles. Una pareja, al parecer son esposos, en la medianía de sus vidas, asienten como regañados o avergonzados. El hombre se acerca a una de las patrullas y se asoma al interior. “No te preocupes, te alcanzo en ‘El Torito'”. El enunciado suena áspero pero con cierta comprensión. Se alisa el pelo cano y regresa a donde su mujer, quien termina de arrastrar el bolígrafo. “Sí, sí traigo licencia señor”, asegura ella y ambos suben a un tercer auto que espera ser llevado al corralón. La desvelada, el frío, las luces, el tráfico trastoca a todos. La polvareda, los gritos, las mentadas de madre de los cláxones de quienes maldicen por el retraso generan un ambiente tenso. Inquiero sobre la localización de otro punto de revisión del programa Conduce sin alcohol por la zona. Nadie me cuestiona qué hago ahí. Un cansado/fastidiado oficial me dice, sin mirarme, que hay uno en sentido contrario de donde estamos, también sobre Periférico. Me subo a mi carro, me dirijo hacia allá pero ya no lo encuentro; se movió para quién sabe dónde. Son las dos de la mañana. Cansado de tanta búsqueda y sobrio, pongo música y dejo que la noche me devore…


León Larregui vocalista del grupo Zoe es detenido
https://www.youtube.com/watch?v=j0LryBTWkK0



Tabla de gr de alcohol en sangre según lo que se bebe

Hombre 70 kg Mujer 70 kg.
Una cerveza (330 ml-5°) 0,21 gr/l 0,34 gr/l
Un vaso de vino (100 ml-12°) 0,16 gr/l 0,25 gr/l
Bebida combinada (50 ml-38°) 0,25 gr/l 0,39 gr/l




Reportaje publicado en http://www.reversos.mx/alcoholimetro-o-de-como-nadie-escapa-del-torito/ Imágenes tomadas de 24 HorasMX, Publimetro, Diario DF Latitud 21.com.mx, Animal político y video de Azteca Noticias, Milenio TV, Wikipedia

México 2018, el año que todo se decidió

Recuerdo que en pasadas elecciones presidenciales en México, amigos muy queridos usaron sus muros, y los de otros, para hacer patente su pos...